May
15

Hotel Ilunion Calas de Roche

El hotel Ilunion se encuentra ubicado en un paraje impresionante dentro de la urbanización de Roche que está rodeada por verdes pinos, y a 2 minutos a pie de playa, frente al mar en cala Encendida

Este hotel ofrece spa y cuenta con piscinas al aire libre y cubiertas, además de un sinfín de actividades como padel, waterpolo, voleibol y un programa de animación de aqua-fitness. Muchas de sus habitaciones tienen vistas al mar, y al parque protegido que cuenta con 6 cala situadas en plena naturaleza, puras, sosegadas, íntimas y acogedoras, algunas de difícil acceso y situadas bajo los impresionantes acantilados de la costa norte de Conil.

Desde el hotel puedes hacer un bonito paseo por todas las calas hasta llegar al faro.

El faro es de tipo eléctrico, con un alcance de su haz de luz de 20 millas, y no es visitable. Tampoco está ni ha estado nunca habitado. Su torre, en el lugar de una torre almenara del siglo XVI (las torres vigía tan típicas de ésta zona), mide 20 metros y está hecha de piedra. En este lugar hubo en tiempos otro faro, el de San Sebastián, que fue restaurado a principios del siglo XX con la esperanza de que no fuera necesaria la construcción de uno nuevo, pero finalmente ésta no se pudo evitar y, así, en 1986 se inauguró el actual faro de Cabo Roche. Es tanta la afluencia de gente que quiere ver, el atardecer desde allí, que los coches se sitúan a lo largo de la carretera. Podemos concentrarnos en la luz y el color del océano y en los rayos de sol que lo acarician y en los acantilados que se abren bajo su silueta. Desde ese punto podemos divisar el puerto de conil que es muy pequeño, hasta la costa de Trafalgar. Dicen que en los días claros se puede divisar desde allí la costa de África.

En este paseo también podemos disfrutar de una flora protegida como es el enebro marítimo, (si te acercas puedes ver las endrinas, que  son bayas con las que  podemos aromatizar distintas bebidas, como la ginebra), pino espinoso, e hinojo.

Otra de las características importantes de este lugar es que forma parte del corredor migratorio de la espátula común, son aves bastante grandes, (120 cm de un extremo de sus alas al otro) que concentra el paso de casi 10.000 espátulas.

Se habían extinguido a mediados del siglo XX, pero que ahora han vuelto a tener poblaciones. Se reproducen en dos zonas de Europa: una está en Holanda y la otra es el Golfo de Cádiz (en cada una de esas áreas geográficas habitan unas 3.000 parejas de espátula común). Para invernar se marchan a África, a la zona de Mauritania, y comienzan el viaje hacia finales de julio, pero se avistan ejemplares hasta noviembre (las españolas terminan su migración en septiembre y las holandesas a principios de noviembre).

Este paseo puede ser un gran aliado en las tardes de verano, en las que necesitamos desconectar de todo, y prestar atención al ruido de las olas rompiendo en las rocas, y a la brisa que viene del mar y nos hace sentir mas libres.